Wednesday, December 27, 2006

Day 26: Near New Year's Eve

Ok, Christmas is finally over. We have opened the presents, got a diarreah from all the stuff we had for dinner and a headsplitting hang over from everything we drank. So, what's next?

And here comes New Year's Eve, which is celebrated in many countries, by many people from many cultures, all with a different significance and relevance.

Personally, I believe we humans celebrate this as a time for renewal, for starting again. From the ancient cult of the Sun to the modern Christians, or Muslims or Wiccans or whatever, we all remember this is a time to change, and maybe become better individuals and people.

Every year, we prepare a list of wishes or goals that we want to fulfill during the year to come. How many of them did we accomplish for this year? In my case, just a few, but next year I promise myself there will be more, for my "wish list" won't be so, but a list of goals.

And what will they be? That's a subject for another post.

Sunday, December 24, 2006

Day 25: Christmas Craze!!!!

I know it's happened to every body. Here you are, having taken all your provisitions for Christmas, and then... something happens. In my case:

1. Job Christmas Craze: There I was, with no single pending before the holiday, when my boss cancels a trip and asks for an urgent translation... due to the 22nd. All suppliers and clients asking for last minute payments and quotes, and, of course, all my peers asking desperately for help 'cause they were behind with their in-trays. Oh, Dear Lord!!

2. Last minute gift hunting: I had done all my shopping since December the 9th. No last minute calls. But, as usual, no matter what I do every year, up pops somebody else that wasn't in the original list. Last night we went on a tour around Costco, Sam's Club and Liverpool department store, all full to the roof with crazy customers. It was hell! (but I got the presents. Ja!)

3. The lost ingredient - the thrill of the fight: again, no matter how much you plan, how many check lists you go through with your people, there's always a missing ingredient for your Christmas dinner. In this case, my hubby forgot the bread (doh!). We had to kill 3 kids and beat 5 old ladies to get 2 stone-cold loaves. The jungle, my lads, the jungle out there.

4. The missing wrapping paper: I don't know you, but every single year I go to Costco in November and buy at least two 3-mile long wrapping paper sheets. I measure the paper to the milimeter, but there never seems to be enough, or someone in the familiy "forgets" to buy more paper than last year's left-overs. And of course, you comb every single stationary to find... NOTHING!

5. The hideous ribbons: No matter how big the bags are (in Mexico, we buy them by the hundreds in bags), they seem to devour each other in it, so we are always short. This year, we decided to be original, and attach stickers, instead of those little freaky canibals.

But finally here we are, ready to eat through the tempting dinner table, destroy the wrappings of loads of presents, and enjoy sharing all the love in the universe with our relatives.

May all your work come to good fruit, and the blessings of the universe shower on you and your families.


Thursday, December 21, 2006

Day 24: Miracles near Christmas.

Affectionately dedicated to the one and single person who stopped by to comment in weeks.

Although it’s perfectly clear to me that a lot of people don’t believe in God and some other believe too much, I feel obliged to express my joy and surprise regarding how those little miracles, where I like to see “the hand of God”, occur, especially since we are so close to Christmas Eve (only 4 days left!!)

Miracle no. 1: a couple of days ago I was agonizing with thirst, but I was unable to leave my station to get at least some water, and one of my co-workers, out of his generous heart, got to my desk with a nice, freshly squeezed glass of orange juice. Just because.

Miracle no. 2: I’ve been trying for months to find someone going to the States so I can ask them to bring me the new Wii Console, since this is the last time I’ll be able to afford such a purchase for a long time, and nothing. Out of the blue, one of my aunts asked me if I wanted something brought from the States, since she’s leaving next Saturday. Perfect timing!

Miracle no. 3: Today, without prior notice, my boss stepped into the English Class I’m teaching to my peers at my office. Surprisingly, all of them came to class and arrived on time. Considering the absence rate of the last two months, that was a miracle.

Miracle no. 4: my best friend was forced, due to her precarious economic situation, to live with an obnoxious roommate for around a year. Two weeks ago, she came out with the good news she’s been offered a very nice and cheap apartment, so she will finally be able to regain her independence and reunite with her two beloved pet dogs. I felt absolutely happy for her.

Miracle no. 5: unexpectedly, I was able to finish all the pending issues on my in-tray. And my boss will be off the office for one week!!! It’s not exactly a vacation but, hey, it’s better than anything.

I’m not exactly a religious person, and I don’t intend to preach to anybody (I do hate people who do so), but I also believe the hand of God, the Lord, the Almighty, whatever you decide to call that force beyond our understanding, can be seen in daily life.

You may feel sad (as I felt) reading the newspapers today, which bore these horrible, bloody headlines about people killed by drunk-driving because of the “Posadas”. You may question why all the bad things happen, especially during this particular season, but I also try to look around, into the small things, to remember that good things can also happen.

Funny thing is I wanted it to be a happy post, but it went out of my hands, and it almost wrote itself. Anyway, I promise to be careful, not to drive if I drink, and continue with the jolly spirit.

NOTE: This post has been waiting in my PC for 2 days due to the version change. Am I a muggle, or some of these things are really complicated?

Monday, December 18, 2006

Day 23: Only 6 days 'till Xmas

I'm starting to get depressed 'cause nobody comments on my blog. Has anyone noticed I try to write as frequently as possible?

But on a totally different matter, It's only 6 days left to Christmas!!! We have had our Secret Santa at the office and I got my Superman Returns DVD, and the Christmas Party was held at Antigua Hacienda de Tlalpan, one of the most exclusive restaurants in the city. The food was absolutely delicious and more than abundant, since I couldn't finish the main course (!). There was live music and all you wanted to drink, including a superb sweet sparkling white wine for the company's toast. Definitely, one of the best parties ever.

On the other hand, my family held a wonderful get-together, with piñata, prank presents and sit-down dinner. It wasn't exactly like the good old times, when we all exchanged presents, but we kept the good spirits, anyway.

I'm currently looking forward to the turkey and the wonderful apple salad. There can't be Christmas without it. It's part of our family tradition. I hope the menu can live up my expectations, 'cause this is gonna be the last time I'll allow myself to eat whatever I want in any quantity my stomach can resist. Reason, of course, New Year's purpose to go on a diet (well, at least try again as hard as possible).

My wishes to Santa? Keep in good health, get a better job next year, a new Wii console and a couple of days off to recover from all the partying.

Monday, December 11, 2006

Day 22: Wonderful "Posadas" Goofs

In Mexico we traditionally celebrate a series of parties called the Posadas”. They are held from December the 16th to December 24th, that is, the number of days it took Mary and Joseph to travel from Nazareth to Bethlehem, prior to Jesus birth, being the one held on Christmas Eve the last one, when they finally found shelter in the “Pesebre” (“The Barn” or “The Cave”).

The most orthodox “Posada” includes certain rites directly related to the religious origin of the gathering. First, you have to walk around the block in a “peregrinación” (pilgrimage), carrying effigies of the “Santos Peregrinos” (the Holy Pilgrims, i.e., Mary, who is usually depicted riding a donkey, and Joseph, walking by her side), reciting a litany, or prayer, and holding candles. When you finally arrive at the host’s door, all people outside have to “pedir posada”, that is, to ask the “inn keeper” for shelter for the night, with a traditional chant. Although it has been shortened through the years, the “inn keeper” has to deny entrance to the pilgrims at least twice before “recognizing” Mary and Joseph and let them in with joy.

And here’s where the funny part begins, since it’s very common for people to be reading with their chant book in one hand and their candle in the other... right below some girl’s fluffy pony tail. So, you can imagine the amount of haircuts needed during the season.

On the other hand, there are the wonderful, fun and lovely “piñatas”. By now you probably know that a piñata is a sculpture made of macce paper in any form you like which is hung from a rope so people can beat it. The most common ones in Mexico have a base of “tepalcate”, that is, a clay jar, and the form of a star, representing the devil. The parable is that the devil (the piñata) is broken by faith (the cane or log used to break the piñata) and the blessings (the candy and fruit the piñata is filled with) will fall upon the devote ones (the participants).

Taking into account that the person who intends to break the piñata is blindfolded by a “paliacate” (a big, colorful handkerchief), it would only be a matter of common sense to keep yourself as far away as possible from the wielder, wouldn’t it? Well, truth is, it is not.

Every year, people get either hit by the cane straight in the head in this wonderful baseball fashion, by the piñata itself, flying off its string after a good hit or candy bursting unexpectedly out of the piñata during a particularly violent swing of the rope. And it doesn’t end there. When the candy spills out of the piñata, both children and grown ups take the dive of their lives in order to gain as much candy, toys and fruit as possible, most of the times landing one on top of the other. (ouch!)

But don’t start panicking yet. Amazingly, very few serious accidents occur, since most of the time parents and relatives keep a close eye on their children, preventing them from suffering an accident. In my life-long experience, the worst I’ve seen was a bump in the forehead (when the piñata’s belly suddenly ripped off and the falling candy got me straight in the face).

So, if there’s any chance you may come to Mexico, be sure you get invited to a “Posada”, or at least to a “Pre-Posada” (a posada held before Dec. 16th), not only for the folklore, but for all the fun you can have at it.

Thursday, December 07, 2006

Day 21: Christmas Folley's... in Advance!

For once, we're not gonna complain, but tell something that's really worth mentioning.

Despite the previous complaints, I must say that there is, in general, a good sense of humor and a ludicrous spirit at my work place, which has started to develop with the season.

It all began with yours trully, who shown up one day sporting a Santa Claus red hat, white trim and all, which caused the whole office to laugh to tears, since I really looked funny with it.

Next day, another co-worker arrived with a wonderful 'Rudolph-the-red-nosed-reindeer' nose prop, which flashed in a fancy red light. Don't ask me where he bought it, but he was the office's sensation of the day.

And today, one of the guys brought in an electric Santa that, whenever you approach to it, sings a song, turns around and pulls his pants down! Although such toys are pretty common in the U.S., we all found it hillarious!

I hope we can keep the spirits up to the end of the season.

Monday, December 04, 2006

Day 20: The usual Christmas stuff

Right before Xmas, people tend to show their worst and their best:

Their worst:

- Mood swings: Ex: 'Why the hell do you take so long to answer the f***ing phone?' while tests were being run on it.
- Secrecy: if we are participating in a gift exchange, why do they wait so long to list their expected presents?
- Selfishness: 'I'm listing everything I'm not gonna buy myself'
- Rancor: 'I'll die if I have to give a present to X'
- More Rancor: 'I'll die if X was designated to give me my present'
- Depression: 'me? at a Xmas party? No way. I'll get too depressed'
- Indifference: 'a Xmas party? what for? They're soooo boring'

On the other hand, I've also seen their best:

- Joy: 'I'm happy because we're one day closer to Xmas'
- Generosity: 'I'll give something to the office keeper. She's been so helpful' (whether that's true or not).
- Forgiveness: 'well, he's been a jerk all year, but it's Christmas, you know?'
- Care: 'oh, you're in charge of the party? Is there anything you may need help with?'
- Enthusiasm: ' a xmas party? Sure, I'd love to go' (and they actually go).

It's just the beginning, and there will be more things to see, but I truly believe the best will best the worst.

Place your bets, people.

Tuesday, November 28, 2006

Day 19: Season nostalgia

Christmas is just around the corner, and the shopping spree is just about to begin. While I look at the store windows and observe the kinds of toys available nowadays, I can't stop thinking about how Christmas used to be when I was a child (lacrimogen, isn't it?).

Just think about this: when we were kids, Xmas decorations weren't set up until December the 1st. at least, and now we get to see them (at least in Mexico) since September. On the other hand, most of the decorations used to be home made, while now there are so many dancing Santas, snowmen and red-nosed rainders to make any electrician sick. Many toys have become complicated electronic devices that just "play themselves", meaning there's little interaction between player and toy, but some others are so cool I cry in outrage because they weren't invented earlier, to which my husband usually states this is because frustrated children of the past became current grown-up toy designers.

And regarding Xmas TV specials... Well, there used to be Xmas specials, like "The Christmas Toy", featuring the wonderful Jim Henson's workshop's muppets, instead of these unsavory, ill-oriented two-hour-length commercial vehicles. Now that's something I miss. Luckily, I have no children to bind me to sit and watch such a crap as "Barbie and the nutcracker" (blaaaaghhh!!)with them.

One more thing: name one single person who doesn't miss receiving presents from mom, dad, granny, santa, etc., without having to worry about choosing the right one for everybody.

Tuesday, November 21, 2006

Day 18: Autumn, only in the calendar.

According to the calendar, we haven’t even reached the winter, but the season is already upon us.

Yesterday, a 5°C temperature and the holiday made almost all people in the city stay home. Sky was dark and cloudy and scarves and gloves finally made it out of the closet, which is kind of unlikely for Mexican people, since our weather conditions used to be more benign during this season.

Since I was complaining about the cold at my workstation, which happens to be the front desk, a co-worker of mine was pulling my leg by reminding me of the low temperatures I would have to endure if I were living in Canada, since I had mentioned the migration topic a couple of days ago. It’s difficult for me to imagine what it would be like to go to work across 60 cm of snow, but I would be glad to give it a try taking into account central heating is known in those latitudes.

On the other hand, my beloved cat is also suffering the effects. This morning, she went into the closet where the electric heater is stored and sat directly in front of it. After a couple of minutes, she started meowing and looking reproachfully at us, as if demanding it to be turned on. Now, that’s a measure of how cold it was.

So, right now, I’m enjoying the pleasure of cold feet, blue fingers and wearing earmuffs, which are practically unknown in my city, thus causing people to turn around to have a second look at those funny things I’ve been wearing. Needless to say I was the envy of the office, since I was the only one sporting a natural ear color.

Friday, November 17, 2006

Day 17: Oh, the annoying season’s blue!

Most of the time, I find myself in a bad timing. Most people get the season’s blue near Christmas, even New Year’s Eve. Me, I’m suffering it right now.

It’s really, really depressing to start counting your money for the Xmas presents... and discover you’re way short of it. To start evaluating what you’ve achieved throughout the year... and discover it hasn’t mounted much. To begin your Xmas wish list... only to discover some things will have to be out of your budget. And it doesn’t get better when one of your bosses craps on you just because he’s a jerk. Man, that really pissed me!

But, if I am to be really honest, I can’t crave on these feelings for too long. For a couple of days, I was feeling real down, as if there were no hope left, and somehow it was OK. But I got bored pretty soon. Feeling down requires a lot of effort, believe it or not, and one becomes tired of it. It’s difficult for me to stay “parked” on a single moment for long.

So, I started counting the good things. On the bright side, one thing has turned out right from all these crappy feelings, because suddenly I realized that not everything is that bad. On the one hand, me and my family are reasonably healthy and we’re not precisely bankrupt, and on the other hand, frustration can be turned into a new source of motivation. My job’s a piece of s**t? Well, time to start looking for a new one. My budget’s so tiny you can barely see the black numbers? Well, baby, ‘s time to start saving.

So, although I haven’t solved all my problems yet, and I still feel a bit upset, I think I’ll be able to work on my feelings ahead enough to get to Xmas with a smile on my face that’s not only skin deep, but a bit more sincere than other people’s.

Maybe getting the season’s blue ahead is not that bad, after all.

Thursday, November 09, 2006

Day 16: Usual Annoying Stuff

I've realized there are certain patterns or circumstances that happen repeatedly, in a kind of 'Murphy's Law' way, which are certain to drive crazy the unsuspecting victim (especially if that victim is me).

1. The 'last minute phone call'.
You've had a very boring, inactive day and, exactly when you're about to leave your workstation, someone calls with a matter that will take at least 20 min. to solve.

2. The 'lost visitor'.
It doesn't matter how many directories are printed at the building's entrance or the size of their letter. At least 3 people a day will poke their heads into your office asking for directions... inside the same building.

3. The 'untimely phone call'.
For sure, when your boss is calling you on one line, the general manager is screaming indications at you from the other side of your desk and you have 3 visitors waiting in line to talk to you, there will be a phone call that will steal at least 3 minutes, asking you for something that doesn't have anything to do with your department/area/functions.

4. The 'unpunctual mate'.
It never fails. The exact day you're about to starve to death at lunch time, your replacement will arrive at least 20 min. late.

5. The 'missing supply'.
The very day you need something you never think about due to an emergency, you will discover, with terror, the office has run out of that particular supply.

6. The 'absent courier'
. The same applies here. When you most need to send a delivery, your courier boy will have gone out 5 minutes before.

7. The 'boss' emergency'.
Another one you can certainly count on. Whenever your boss is out on a trip, something that requires his immediate attention will happen.

8. The 'pesky visitor'.
A regular nightmare in most offices, some visitors will never understand how annoying and uncomfortable it is to have them hanging around while the work is piling up on your head, especially if they've got nothing specific to do at your workstation.

9. The 'could I ask you a favor' guy/girl.
I don't know if the phrase is the same in other countries, but it is absolutely true that whoever begins his/her speech with this phrase, means trouble or confrontation... for you.

10. And last, but not least, The 'I'm the boss' boss.
There's one at every working place; this wonderful guy/girls who seems to believe that authority and respect are a given of their particular position, and take for granted the "privileges" of being such. I particulary loathe these guys, 'cause respect and privileges are not received, but earned. On the other hand, they scould you for getting in 2 min. late, while they get to the office 20 min. late every day.

So, if you thought it only happened to you, let me tell you you're not alone in the nightmarish world of office work.

Monday, November 06, 2006

Day 15: Common Law Partners

Right now the Representatives in my country are about to vote a law intended to protect the interests of both sides in a Common Law Partnership, but one of the Democratic Revolution Party representatives said in an interview that he would abstain from voting for “religious reasons”.

Although I respect every point of view, I found this situation laughable. How come a politician, who is supposed to be neutral in any circumstance, suddenly turns out to be a religious person and use this as an argument facing a social issue? It’s ridiculous.

Personally, I myself live under a Common Law Partnership, which has resulted in one of the best experiences of my life, since now every aspect of daily life and major decisions have to be negotiated in order to protect both participants’ interests. Taking into consideration that partnership results into some kind of business-like relationship, it seems pretty stupid to deny the protection of a regulatory law to same-sex partners.

My point is that, if we have accepted the existence of roommates, which usually belong to the same sex, why is it that complicated to admit the existence of same-sex couples? Does it make a difference if they share a bed or not?

On the other hand, it is true that, if a roommate dies, it is his or her family who makes decisions on the property left at their apartment, if no provisions were made. So, if intelligent roommates protect each other by signing responsibility contracts (as I personally did many years ago) and an accurate listing of each other’s possessions, why shouldn’t something similar apply to partnerships and be respected by the partners’ families? Supposedly, in Mexico a will is a will as long as it is handwritten and in a wax-sealed envelope.

In conclusion, I would like to say that it is more than time that we finally separated social and governmental issues from religion. It has been demonstrated several times through history that religion has caused more social problems than it has solved.

Wednesday, November 01, 2006

Day 14. Let's go for something different

Ok, well, finally I've made up my mind and started writing this blog in English, in order to practice my skills and to see if by this means I get more readers, due to the fact that most of the blogs I've been reading are written in this language.

I've spent most of the afternoon reading blog entries, and found it sweet. Since it is not allowed to read books in the office (to keep the appereances, you know), this is the closest to reading at least 8 mini-stories along the day. It's like having your own short-stories book, pretending you're working. Ja, ja.

On the other hand, it's possible to see how other people deal keep their hobbies with real passion. Bird watching, knitting, painting, were only a few of the hobby-related blogs I found. Totally amazing.

Today I got pretty lucky my boss had an appointment outside the office, so I found a moment to relax and write without too many interruptions. Of all the working possibilities, definitely I picked the worst - recepcionist. To be honest, I do hate it, but I consider myself smart enough to recognize that the best way to find a job is from your current job.

Regarding a totally different matter, today starts our holiday "Day of the Dead". Pity, my slave-style boss is making us work tomorrow, so I won't have a single chance to visit all the interesting places and exhibits that were set up around the city. Now that really makes me sad.

Tuesday, October 31, 2006

Día 13: Halloween at last!

Que no se diga que pasó el Halloween y yo no escribí nada.

Para mi mala suerte, me quitaron la máquina más de 4 hrs. en el trabajo y no pude preparar nada en sí, pero que quede constancia que sí traté de escribir algo.

Este no ha sido un Halloween muy feliz, porque no me ha ido precisamente bien, pero tampoco particularmente mal. Sea este tiempo de evaluar cómo nos ha ido para ver qué podemos cambiar.

Probablemente la Gran Calabaza no me visite este año, porque no he sido precisamente una buena niña, mas no he cometido tampoco las perversidades que he pensado.

Brujas, espectros, fantasmas, sed bienvenidos durante estos días de renovación.

Por cierto, me robaron una historia que tengo en la cabeza desde los 13 años en "El Laberinto del Fauno", pero mi reino no es subterráneo. Mi reino está en las estrellas.

Lloré como niño chiquito.

Monday, October 30, 2006

Día 12: Maravillosos Días de Otoño

El cielo está azul y sin nubes. Cuando te paras en el sol, te requemas, y cuando te paras en la sombra, te da frío. La temperatura por la mañana es la exacta para hacernos agradecer el contraste cuando pasas de la calle al abrazo cálido de la oficina o el hogar, y no me digan que no se siente rico. Obligan el atolito o el café en las mañanas que, ahora sí, ya tienen su color correcto a la hora correcta, al haber terminado el nefasto e idiota dizque “horario de verano”.

Los fines de semana, los tianguis huelen a mandarinas, chilacayotes y guayabas. Los puestos de dulces tradicionales desparraman abejas atraídas por la calabaza en tacha, y los niños hacen caras chistosas al embutirse las calaveras de azúcar de una sola vez en la boca. Todavía se encuentran algunos puestos que venden papalotes, hoy de plástico, antaño de papel de china. Ahora hay platitos de barro con comida “de mentiritas” para la ofrenda, y se mezclan las calaquitas de barro con “jack o’lanterns” plasticosos.

El cielo está azul y sin nubes, invitando a la nostalgia, cuando jugaba con mis primos en la casa de mi abuelo, allá en “Contreras” (la Del. Magdalena Contreras, pues), a ver quién volaba más alto su papalote, o a quién le duraba más la linterna de chilacayote con su vela adentro y su tan característico aroma. Cuando nos trepábamos como changos a la resbaladilla de 1 piso de altura del jardín a ver pasar, en el horizonte limpiado por los vientos, “el tren largo”, que tardaba 20 minutos en atravesar el tramo de vía que se divisaba desde casa de mi abuelo.

También es el otoño la temporada de los amaneceres rosados y violetas, y los crepúsculos violentamente naranjas y misteriosamente púrpuras, y también de la luna de Octubre, que siempre es la más hermosa.

Cuando yo era niña, el otoño era la época del regreso a clases, del Día de Muertos, del Día de la Raza y del Aniversario de la Revolución. Ahora, no parece sino un triste anticipo de la temporada navideña, donde tenemos el (dudoso) privilegio de ver, con casi 3 meses de anticipación, los decorados navideños que, aunque son muy bonitos, como que diluyen el hechizo y el placer del otoño, tiempo de brujas, de muertos y de magia.

Wednesday, October 25, 2006

Día 11: Las películas más terroríficas de la infancia.

Leer el blog de un cuate que habla sobre sus miedos infantiles me hizo recordar, con una sonrisa medio avergonzada, cuánto miedo me provocaron, incluso por años, ciertas películas que me tocó ver en mi tierna, hiperimaginativa y extremadamente impresionable infancia.

Es probable que muchos no recuerden muchas de estas películas. En ocasiones ni yo sé cómo se titulaban o quién actuaba, pero sí recuerdo claramente las largas noches insomnes y las caídas de la cama por las pesadillas, y recuerdo también aprender a lidiar con el miedo a lo desconocido. Cierto es que pasé muchos años aterrorizada por los fantasmas, pero también es cierto que aprendí a combatir el miedo.

Ahí va la lista:

El Ataúd del Vampiro, con Germán Robles. La ví cuando tenía como siete años, en la tele. La música espeluznante, la loca palidísima que salía ahí y los túneles secretos reforzaban la aterradora imagen del vampiro chupasangre. Por años dormí con las cobijas hechas taquito alrededor del cuello para protegerme de la mordida.

El Santo vs. Las Momias de Guanajuato. Méndiga película espantaniños. Aparte de la horrenda impresión de ver a la momia grandota caminar lenta y amenazadoramente con los brazos extendidos para ahorcar a su víctima, hay una escena donde el “second” de uno de los cuates del Santo despierta a media noche y ve a contra luz de la ventana la silueta de la momia antes de que la momia lo estrangule. ¡Ay, nanita! Cuando me cambié de casa, había un farol afuera de mi ventana y se veía igualito que en la película. No pude dormir por meses.

Furia de Titanes. De por sí la película era impresionante para su época, pero ver la cabeza de la estatua “convertirse” en carne, y el primer plano de este kraken que parecía hecho de piezas de armadura medieval, pasmaba del susto a cualquiera.

El Retorno del Jedi. En general la película era bien light, pero mi primera impresión de este personaje “Beeb Fortuna”, con sus asquerosos tentáculos en la cabeza y sus ojos rojos me hizo caer de la cama más de una vez.

El Exorcista. Esto es francamente ridículo pero, aunque nunca la ví de chica, por añísimos le tuve mucho miedo a esta película. Literalmente tuvieron que arrastrarme para ver la versión del director. Y ya cuando la ví, bah, no aguanta.

Poltergeist. Esta sí nunca he logrado verla completa, ni antaño ni hogaño. Aunque la historia es muy buena, la escena esa donde el bistec camina por la barra, se agusana y el tipo se arranca la cara frente al espejo ha excitado mis mejores pesadillas.

Más Negro que la Noche. Esta la ví cuando andaba por ahí de mis felices 14 o algo así. Fue la primera película de terror que pude ver completita y que le encontré el gusto, aunque por mucho tiempo le tuve miedo a los retratos que estaban en casa de una tía mía por esa película. Lo que no cambió fue mi amor a los gatos.

Y estas son las películas más terroríficas que recuerdo haber visto en la infancia. Seguramente ví más, pero las que más recuerdo son éstas. Y en algunos casos particulares, ciertas películas (como “El Aro” o la primera vez que ví “El Proyecto de la Bruja de Blair”) todavía me remiten a esa sensación de total y medroso desconcierto.

Ojalá todos recordáramos más seguido cómo nos sentíamos cuando éramos niños.

Tuesday, October 24, 2006

Día 10: Halloween

Parece haberse convertido en una tradición geek. Todos los geek bloggers de que tengo noticia publican (me revienta el anglicismo “postear”) una lista de películas que recomiendan para la temporada halloween-día de muertos.

Pero antes de enlistar mis películas favoritas, quiero comentar un comercial que recién ví en la tele, donde una calaverita de azúcar aplasta a un “jack-o-lantern” (calabaza de halloween) y proclama que “unas tradiciones tienen más peso que otras”. Esto es un gravísimo error cultural.

En nuestro país mestizo, todo tiende a mezclarse en una revoltura sin sabor ni color. Yo solía odiar el Halloween por tal razón hasta que, en una acalorada discusión familiar sobre las tradiciones locales vs. la cultura de la aldea global (para que vean qué clase de familia tengo), una de mis tías, que viaja muchísimo, me iluminó con un comentario muy acertado: en su opinión, Halloween es una celebración para los niños, mientras que el Día de Muertos, con sus raíces católicas más solemnes, es un poquito más de adultos y, por ende, un poco más aburrido para los chicos.

Y resulta que estoy totalmente de acuerdo con ella. Si lo analizamos objetivamente, la tradición mexicana, con sus visitas a los cementerios y las reuniones familiares para compartir la ofrenda, está más a cargo de los adultos que de los chicos, los cuales tienen que hacer gala de sus mejores modales (cuando los tienen, claro) para respetar el espíritu solemne de la ocasión. Por su parte, el Halloween es la ocasión que tienen los enanos de hacerse dueños de lo misterioso, lo aterrador y, como resultado, de sus miedos.

Por tanto, considero de capital importancia que continuemos educando biculturamente a nuestros pipiolos. Una cosa es el Halloween y otra el Día de Muertos; uno es norteamericano y el otro mexicano; los gringos piden “trick or treat”; los mexicanos piden “calaverita”. A los estadounidenses les gusta disfrazarse de fantasmas, brujas y calabazas; nosotros nos disfrazamos de monjes, “catrinas” y “chupacabras”. Los gringos comen dulces de maíz, nosotros calaveritas de azúcar. Y ambos festejos son muy bonitos, cada uno a su manera.

Y hablando de las maneras en que celebramos estas fechas, una de las mías es sentarme a ver, a lo largo de la última quincena de Octubre y la primera semana de Noviembre, una lista de películas que considero apropiadas para la temporada. No están en ningún orden específico, salvo una, y todas las veo porque tienen que ver algo con el misterio, lo sobrenatural o los monstruos.

-Batman (la de Tim Burton, por supuesto)
-Vampire Princess Miyu
-Grave of the Fireflies
-The Nightmare Before Christmas
-Sexto Sentido
-Van Helsing
-The Crow (la única y auténtica de Brandon Lee. Esta es a fuerzas para el 30 o 31 de Octubre)
-Sleepy Hollow
-La Leyenda del Jinete Sin Cabeza (la de Disney. Es maravillosa)
-Una Noche en la Árida Montaña (Penúltimo segmento de “Fantasía”, de Disney)
-Piratas del Caribe, La Maldición del Perla Negra
-La Momia
-La Momia Regresa

De las cuales, llevo vistas cuatro hasta el momento, así que supongo que debo apresurarme. Espero que alguien más también las vea y las disfrute tanto como yo.

Monday, October 23, 2006

Día 9: you know you're hooked on House when...

Tengo 33 años y por primera vez me compré un yo-yo rojo y aprendí a jugarlo en 6 hrs. porque el Dr. House juega al yo-yo.

El Dr. Gregory House siempre busca mantener su mente ocupada en algo. Ya sean video juegos, pelotas o el yo-yo, trata de mantenerse activo. Su gran enemigo es el tedio intelectual. Y he de decir que el mío también. Muchos años cargué en mi mochila (siempre cargo mochila) un "tetris", de esos de 10 pesos, para poder entretenerme cuando no podía leer (porque siempre cargo material de lectura). Por lo mismo, casi no veo televisión, excepto unos pocos programas seleccionados, entre los que se encuentran "Psych", "Monk" y, por supuesto, "House, M.D."

Siempre me he considerado una persona muy cerebral y estoy orgullosa de ello. Y por ello se siente bonito tener un pretexto más para poder hacer en público todas las cosas "raras" que nos gusta hacer a los geeks. Vamos, si el común de los mortales imitan a las "Esposas Desesperadas", toman como ejemplo a la nefasta "La fea más bella" y se visten como los insufribles de "RBD", ¿por qué no imitar, entonces, a aquellos personajes que realmente nos dan buenos ejemplos?

Por supuesto, no me refiero al comportamiento obsesivo-compulsivo de Monk o a la conducta amarga de House (aunque yo en lo particular la encuentro maléficamente adorable), sino a los ejemplos de la satisfacción que produce el trabajo intelectual, ya que, para mí, ser más razonables (o sea, razonar mejor), es acercarnos al ideal del ser humano.

Y por eso, a los 33 años de edad, me compré un yo-yo y estoy aprendiendo a jugarlo, por el puro goce de aprender algo nuevo.

Friday, October 20, 2006

día 8: fumadores vs. no fumadores

Estoy francamente hasta la gorra de todas las personas que se quejan de los fumadores.

Dos ejemplos recientes (y resentidos): una compañera del trabajo que "para la trompa" y con la voz más chillona y desagradable clama por que "respeten a los no fumadores; no fumen en espacios cerrados"... ¡en una trinche oficina 'smoker friendly'!
Por otra parte, un primo de mi mareado, que se pasó 10 minutos de una conversación enumerando cuántas personas de su familia han muerto por el tabaco y haciendo hincapié en cuánto odia al tabaco, "como si fuera una persona, un asesino".

La neta, me cargan los "cuchillitos de palo". Estoy hasta la santa m***e de la gente que insiste en imponer su trinche punto de vista a producto de gallina con el pretexto del respeto a los derechos de los no fumadores. ¿Y que hay del respeto a los derechos de los fumadores?

Todos sabemos que el tabaco MATA. Sí, mata. Te quema los pulmones, provoca infartos, derrames cerebrales o muerte lenta por asfixia. YA LO SABEMOS. El tabaco es un trinche vicio caro, apestoso y sucio. YA LO SABEMOS. Los no fumadores se pueden morir por convivir con un fumador. YA LO SABEMOS. Todos los malditos fumadores del mundo lo sabemos, y hemos decidido seguir fumando.

Y ahora resulta que en ningún trinche lado se puede fumar. Vamos, yo respeto a los no fumadores. Estoy totalmente de acuerdo en que haya "espacios libres de humo de tabaco", pero estoy hasta el sombrero de que los espacios no se repartan equitativamente. ¡Ahora todos los malditos espacios públicos les pertenecen a los no fumadores! ¿Y qué? ¿Los fumadores ya no tenemos derechos o qué car***os? Hombre, si lo que quieren es que la gente no fume, ¡pues prohíban el tabaco, por el amor de Dios!

Y por lo mismo, le doy las más cumplidas gracias a mi querido jefecito, que les pinta cremitas en sus caritas a todos los no fumadores y mantiene una política de "fuma lo que quieras, donde quieras". Y al que no le guste, pues ya puede ir renunciando, ¿verdad?

Monday, October 16, 2006

Día 7: Ver el mundo como es

House (to Dr. Cuddy): You see the world as it is, and you see the world as it could be. What you don't see is what everybody else sees. The giant gaping chasm in between... You’re not happy unless things are just right. Which means two things. You’re a good boss. And you’ll never be happy.
(Humpty Dumpty, Season 2)

House (a la Dr. Cuddy): Tú ves el mundo como es, y también como podría ser. Lo que no ves es lo que el resto del mundo sí ve: el gigantesco abismo entre ambos... No eres feliz a menos que las cosas estén realmente bien. Lo que significa dos cosas: Eres una buena jefa... Y nunca serás feliz
(Humpty Dumpty, 2da. Temporada)

Esta frase del Dr. House me conmovió hasta las lágrimas, porque parecía que me hablaba directamente a mí en el momento justo. Es horrible saber lo que está mal, y saber cómo cambiarlo, y tener que oponerse a 5, 10 o 20 personas o 100 millones de ellas que insisten en seguir en el error.

Esto no significa que proclame poseer la Única Verdad verdadera. No, no. Esto significa únicamente que en este momento estoy viendo todos los días cómo la empresa para la que trabajo se va a la ch****da de a poquito todos los días porque nadie quiere renunciar a sus "privilegios" y esforzarse en hacer las cosas mejor, mientras que otros nos matamos tratando de hacer las cosas bien.

Lo más, más triste es que he tenido la oportunidad de comentar esta situación con uno de los dueños de la empresa y, cuando indiqué quiénes y en qué andan mal, se me quedó viendo con cara de que les tengo envidia o los quiero fregar. No se quiso dar cuenta de que en realidad lo que ando cuidando es mi pan.

Y eso pasa a todos los niveles: familiar, laboral, condominal, vecinal, delegacional, etc. Nadie quiere aceptar que estamos mal, y que el cambio que podría hacer mejores nuestras vidas no es un trabajo horrible, sino una evolución con el único propósito de hacer la vida más fácil y cómoda.

House tiene razón. No se puede ser feliz cuando sabes que el mundo podría ser mejor, pero nunca lo será.

Thursday, October 12, 2006

Día 6: ¿mamá yo?... ¡ni m***es!

El otro día me tocó ver en las noticias matutinas del canal once un reportaje en el cual se analizaban los motivos por los cuales las parejas modernas no tenían hijos.
El reportaje tuvo sus pros y contras, lo que me motivó a escribir esta entrada en particular.

Uno de los pros fue el tono neutral e informativo con el que se comenzó a manejar la nota, indicando las estadísticas de natalidad y entrevistando a algunas parejas sobre una base muy sencilla. Uno de los contras fue la clásica entrevista a la "abuelita sin nietos".

Una de las razones mencionadas era que las parejas prefieren gastarse su dinero en ellos mismos, saliendo a restaurantes, viajando, comprándose cosas, en vez de hacerse cuadritos la cabeza pensando en lo caro que cuesta educar y mantener a un niño: entre pañales, médicos y escuelas, sin incluir la universidad, te gastas la friolera de alrededor de un millón y medio de pesos .

Por el lado contrario, una de las declaraciones de la abuelita fué, simplemente, que las parejas modernas son "egoístas". Así nomás.

Algunas de las "razones" que he escuchado en pro de tener hijos son: "tener quién me entierre"; "para que no se me vaya el marido"; "porque ya es tiempo"; "para que no se me vaya el tren"; "pues porque hay que tenerlos, ¿no?"; "pos, ¿pa' quién trabajo, si no?"; "pues porque ya quiero ser papá", y un millón de p*****adas de ese calibre.

Por otra parte, las razones que han llamado mi atención a favor de no tener hijos son:"ya somos demasiados"; "¿para qué, si ya nos estamos acabando el mundo"; "en vez de producir uno más, ¿por qué no mejor adoptar un niño huérfano'"; "en México, tener hijos es dar esclavos al poder"; "si yo no me considero una buena persona, ¿cómo voy a pensar siquiera que podría ser un buen padre?"; etc.

O sea, como dijeron en una emisión de "Diálogos en Confianza", nadie tiene una verdadera buena razón para tener hijos. Los hijos fungen como herramientas para alcanzar ciertas metas psicológicas y, cuando estas son obtenidas, son descartados, ya sea por medio del abandono de hecho, el abandono psicológico, el descuido y/o el maltrato. Nadie realmente asume que la verdadera razón de reproducir la única especie "racional" en el planeta es para crear mejores seres humanos.

En resumen, lo que realmente quiero decir es que, en mi experiencia personal, la sola idea de tener un hijo (ni pensar en varios) me da náuseas, y me hace hervir la sangre que la gente asuma que, por mi condición de mujer (que para empezar yo no escogí), a fuerzas tendría que desear tener un hijo. Ni m****es. He visto la ch***a que es andar cargando el bodoque, cambiándole los trinches pañales apestosos, lidiando con los berrinches, mentando madres porque el mugre escuincle no quiere hacer la tarea, etc., namás porque de entrada los papás tenían caca en la cabeza y se aventaron a lo p****ejo a encargar pipiolos. ¿Y aún así insisten en que debemos tener hijos para complacer a los familiares? Neta que ya ni la friegan.

Monday, October 02, 2006

Día 5: lo que realmente odio de mi trabajo

Cierto es que debemos dar gracias en este país por tener chamba. Olvidémonos de un trabajo realmente apegado a la legislación vigente (eso ya es un sueño guajiro). En la mayoría de los casos, con saber de dónde vendrá el pan basta. Pero lo que realmente me carga es la injusticia aplicable a los individuos, particularmente a mí.

Si estoy tomando un trinche curso por instrucciones de la empresa, y mi break es de 15 minutos, ¿por qué todo el triste mundo me pide que atienda los asuntos de mi área en ese tiempo, si ya se asignó a una persona para que me cubra? El resto de los asistentes se fue muy contento por su café y sus galletas, y a mí, que me muerda un triste perro, porque parece que si yo no estoy a cargo, la maldita oficina se viene abajo. O qué, por mi posición ¿no tengo derecho a los mismos privilegios que los demás? ¿O los demás son más guajes que yo?

La mera neta, estoy hasta la gorra. No tengo palabras decentes para expresar mi frustración (y asumo que la de muchos individuos) cuando veo que todo el mundo hace lo que se le pega la gana menos yo.

Siendo absolutamente objetivos sobre las conductas laborales, especialmente en empresas pequeñas, las más de las veces las personas que gozan de ciertos privilegios debieron hacer algo para ganarlos, y no me importa si lo lograron por antigüedad o por darle las nalgas al jefe; eso es intrascendente. Lo que me priva es que no nos digan qué hay que hacer para obtener lo mismo. O sea, siquiera den chance, ¿no?

Y para acabar de rematar esta triste anécdota, sufro del síndrome del perfecto trabajador. Bueno, eso es algo que en México no se ve muy seguido, pero sucede así: tú llegas y checas tu tarjeta a tiempo, haces tu trabajo normal, regresas puntual de tu hora de comer... te aplicas, pues, porque ves que a tus compañeros les meten unas fertilizadas marca "llorarás" cuando la riegan ¿no? Entonces tu estás creando antencedentes pa' cuando la riegues, o cuando venga la próxima evaluación salarial, ¿cierto?

¿Y funciona? ¡PUES CLARO QUE NO! Siempre sucede que, si TÚ la riegas, te fertilizan PEOR que a los compañeros más inútiles. Entonces, ¿para qué esforzarse, no?

¡PUES TAMPOCO! Los perfectos trabajadores nos esforzamos por motivos más allá del salario o la empresa. Nos esforzamos porque somos como el Dr. House: hay que destacarse de la bola sea como sea. Si lo único que podemos hacer es tratar de ser mejores, pues lo hacemos y ya. Pero a veces hay que dejar salir la presión. Un par de mentadas de vez en cuando no hacen daño. Lo importante es no rajarse, así que ¡a darle!

Friday, September 29, 2006

Día 4: Food and the City

Mientras que en Europa los príncipes de la moda están tirándose de los pelos porque les están prohibiendo presentar modelos con una masa corporal menor a .18, en México estamos sufriendo una escalada en la obesidad.

He de confesar que yo pertenezco al grupo de las mal llamadas tallas extras, por lo cual todo el mundo se cree con derecho a sermonearme aduciendo que podría llevar una dieta más sana "si hiciera un esfuerzo".

O sea, ¿perdóóóóóóón? ¿Cómo espera el mundo que cualquiera lleve una vida más saludable en un país donde el trabajo es casi una esclavitud y yo me paso más de 12 horas diarias encadenada a mi escritorio? Y que conste que no estoy justificando el estar obeso, sino lo encanijadamente difícil que resulta cuidar el peso en una Ciudad como el malhadado pero bienamado Distrito Federal.

Seamos objetivos: más del 80% de la planta laboral en México trabaja más de las 8 hrs. establecidas en la ley del trabajo e invierte más de 1 hr. en transportarse a su lugar de trabajo, lo cual resulta en que muy poca gente pueda dedicarle dos horas a la estufa para poder cocinar y ponerse la lonchera. O sea, ¿a qué horas, maestro, si apenas tengo tiempo de conversar 20 min. al día con mi familia?
Aparte, más del 80% de los trabajadores gozan de apenas media hora para sentarse a comer, por lo cual deben zambutirse la comida en el gaznate lo más rápido que puedan, incrementando los málos hábitos. Ni siquiera te sabe lo que sea que te comes, ya no hablemos de comer despacio y masticar cuidadosamente cada bocado para registrar la sensación de saciedad. Y, pa' acabarla de amolar, no hay un solo triste lugar dónde conseguir una comida que merezca llamarse sana,.

Cuando te va bien, cerca de tu trabajo proliferan las fonduchas donde se ofrece "comida corrida", que generalmente consiste en sopa de pasta, arroz o espaguetti (¡oh, combinación mortal!) y algún guisado misterioso, que invariablemente están guisados, en la de buenas, con muchísimo aceite del más corriente y en la de malas, con manteca de cerdo. ¡Fúchila! Y aparte, como te cuesta entre 30 y 50 pesos la mentada comida, que las más de las veces ni siquiera incluye el agua (por no hablar del postre), pues terminas tragándotelo todo completito, pues tu dinerito te costó, ¿no?

Cuando te va mal, la cosa se pone complicadísima, como bien sabemos todos los pobres esclavos que laboramos en zonas como Reforma, Polanco, Bosques de las Lomas, Santa Fe, Interlomas, etc., porque ni de lástima encuentras quién te venda ni un taquito siquiera. O comida rápida de Mc'Donald's, Burger King, KFC, Sushi Roll, o nada. Así que te tienes que gastar mínimo 50 pesos (digan lo que digan, los menús chiquitos son una mentada de madre porque no te llenan ni las muelas), para cebarte diario con la chatarra más venenosa y engordapuercos que puede haber en el mercado.

¡Ah! Pero cuando te va peor, ni siquiera puedes salir a comer. Entonces tienes de dos sopas: o te aguantas con una Maruchan y unas papas fritas acompañadas de tu inconspicua coca light, o de planto te la chutas en blanco hasta llegar a casa a devorar como troglodita lo que se te ponga enfrente hasta la indigestión, que es lo que le sucede al 60% de las personas.

En conclusión, si uno realmente quiere estar delgado y sano, pos tiene que ch*****arle el fin de semana, pasándose tres horas pegado a la estufa y cargando pa' rriba y pa' bajo tu estorbosa lonchera con tuppers que se chorrean, para evitar comer cochinadas. Qué pena, ¿verdad?
Y todo esto empezó porque hoy no me dio tiempo de desayunar, y me tuve que chutar un triste café sin azúcar con unos espantosos "roles de canela bimbo", ya que no quise recurrir al socorrido tamal con atole o el coctel de fruta con miel, granola, chantillí y demás menjurges.
El horror en el desayuno = P
P.S.: Y aún así, agradezco a Dios haber tenido qué comer.

Tuesday, September 26, 2006

dia 3: por qué mi pais sigue jodido

Breve anécdota laboral: en mi trabajo se reciben a muchos clientes que vienen a ver los productos que vendemos. Se les ofrece agua, café, galletas y, para clientes muy importantes, bocadillos medio finolis. Se supone que el resto de mis queridísimos compañeritos de trabajo ( >=P ) ya sabe que NO deben comerse ni las galletas ni los bocadillos que ya se pusieron en la mesa de servicio. Les he dicho un millón de veces que si quieren galletas o bocadillos, con mucho gusto se los regalo, tantos como gusten, siempre y cuando no desbaraten el arreglo con que se sirven, porque entonces la jodida y la regañada soy yo. Y, como ya se habrán imaginado, siguen robándoselos.

Por eso México no prospera. Seguimos teniendo a mucha honra (sangre de conquistador, al fin y al cabo) obtener beneficios por medio del saqueo. Se alaba y se admira al que obtiene el éxito a través de la transa y la mentira. Ensalzamos, secreta o públicamente, al que se ha encumbrado sobre una montaña de cráneos ensangrentados.

Y lo dramático no es el choro mareador que me acabo de aventar. Lo dramático es que no aceptamos que, si aplica desde el individuo más común (mis "colaboradores", para empezar), hombre, pues no debería sorprendernos ni tantito lo que hacen los políticos.

Y no se los dejo de tarea. Nomás quería sacármelo del buche.

Monday, September 25, 2006

Día 2: ¿por qué me pasa lo que me pasa?

Todos hemos oído por lo menos una vez a amigos, colega y/o familiares quejarse de que la vida o las circunstancias están en su contra. "Es que mis hijos no me respetan", "es que tal o cual colaborador me tiene ojeriza", "es que los vecinos no me dejan dormir", etc.

Y nosotros tratamos de ponernos de su lado, proporcionar apoyo moral y hasta económico, aconsejar, sugerir, consolar, con la inútil esperanza de que lo que hagamos o les digamos les ayudará a mejorar y nos librará de escuchar sus constantes lamentos.

¿Y pos qué creen? Que eso no les va a ayudar ni a ustedes ni a ellos, porque en realidad no estamos resolviendo el problema.

El problema es que nos pasamos tanto tiempo lamentándonos por lo mal que nos trata la vida que no nos queda tiempo para ponerle un rotundo hasta aquí a lo que nos sucede (como comenté anteriormente, esto tiene que ver con asumir la parte correspondiente de la responsabilidad individual). Un ejemplo muy claro es un compañero del trabajo (utilizo el neutral "compañero" para proteger su identidad) que se lamenta de su situación familiar, donde sus hijos le mangonean, desobedecen y hacen lo que se les pega la gana.

La solución en realidad es muy fácil; si no trabajan, ni estudian, hay que levantarles la canasta: cortarles el dinero y la tele, mantener el refrigerador lo más vacío posible y verán como el hambre les aguza el ingenio y la laboriosidad.

Pero ahí viene lo bueno: ESTA SOLUCIÓN NO ES INSTANTÁNEA. Todas las soluciones radicales requieren VOLUNTAD, TIEMPO y CONSTANCIA. No es fácil sacarse temporalmente el corazón para dejar de ser blandos con los hijos; no se renuncia a la ira explosiva de la noche a la mañana; uno no deja de ruborizarse de vergüenza nomás porque uno quiere. HAY QUE SEGUIR EL CAMINO DE LA VERDADERA VOLUNTAD. Esto es, voy a hacer TODO LO QUE SEA NECESARIO para conseguir el cambio que quiero.

No, pos qué fácil, ¿verdá? NO. No es nada fácil. En lo personal, llevo 15 años cultivando el estilo y todavía no me sale como yo quiero. Todavía me cuesta mucho trabajo no prenderme como cerillo cuando alguien me hace un comentario ofensivo; me retuerzo del coraje cada vez que alguien me habla tantito golpeado... y miles de etcéteras. Pero ya tengo conciencia de ello, que es un avance.

En conclusión, nos pasa lo que nos pasa porque nosotros permitimos que nos pase y, aún cuando creemos que nos sacamos el tigre de la rifa sin haber comprado boleto, no hacemos realmente nada por resolverlo. Si me saqué el tigre de la rifa, hombre, pues siquiera unos filetitos de tigre y una zalea para la sala, pa' no tener que mantenerlo, ¿no?

Y si me acaban de hacer enojar, pos tengo dos problemas: hacer mi berrinchote, y calmarme pa' poder seguir trabajando en paz, so pena de meter la patota más tarde.


Sunday, September 24, 2006

DIA 1: por qué tomamos ciertas decisiones

Este es el texto inaugural de mi blog. No se me da muy seguido el escribir, a pesar de que tengo publicadas algunas historias cortas y algunos artículos en la red. En realidad, ni siquiera me había interesado mucho esto de hacer públicas las ideas que se me vayan ocurriendo, y por ello el título de este texto.

Como antecedente del título, vale la pena resaltar que detesto que el mundo asuma que tomo decisiones influenciada por otras personas. Por alguna extraña razón que aún no he logrado dilucidar, la gente a mi alrededor tiende a creer que soy una especie de borreguito al cual pueden empujar en la dirección que deseen, lo cual es rotundamente FALSO. Yo tomo mis decisiones por mis propias razones y no tengo por qué dar explicaciones. Sin embargo, también me gusta explorar cosas nuevas, y la mayor parte de las buenas ideas que merecen la molestia de ser experimentadas, auque sea por una vez, provienen de conversaciones con personas inteligentes que han experimentado algunas de esas cosas, como ésta, comentada en reciente reunión familiar por el hermano de mi compañero. Y me dije, "¿por qué no? Si no funciona, no se pierde nada". Lo cual me lleva a desarrollar la reflexión origen del título: el 90% de las personas no tienen ni la más remota idea de por qué toma las decisiones en su vida, si es que realmente llegan a percatarse de que están tomando una decisión.

Quiero aclarar, antes de continuar, que, aunque la neta es que no pretendo pasar por aquí sermoneando a la gente, sí deseo aprovechar el espacio para gritar a los cuatro vientos aquello que no se enseña en las escuelas y que podría hacer la vida en general más fácil, aunque nomás sea para liberar la presión de la olla express del intelecto.

Es por eso que afirmo categóricamente que las decisiones que tomamos y sus resultados son únicamente nuestra responsabilidad. Incluso cuando creemos que otras personas se meten con nuestras vidas y deciden por nosotros , tal decisión de permitirlo es toda nuestra.

Lo realmente triste sobre esto es que muy pocas personas están dispuestas a asumir esta situación (Tómese nota que no dije: "verdad", "hecho" o "realidad", porque mi neta es mi neta y no "LA NETA"), lo cual, desde mi muy particular y parcial punto de vista, ocurre porque nos resulta difícil asumir la total responsabilidad que implica el vivir nuestras vidas. Nos resulta mucho menos desgastante emocionalmente responsabilizar a Dios, la familia, el trabajo, la estupidez de la gente (que ya lo dijeron los de "Les Luthiers", que los pendejos no dan miedo por pendejos, sino por su número), la situación económica, etc., que aceptar que TODO lo que nos pasa es, en mayor o menor medida, nuestra responsabilidad.

Ejemplos claros para ilustrar este punto tengo miles en mi anecdotario, y tal vez sean materia para otro texto. Por el momento, concluyo afirmando que me inscribí aquí únicamente con el fin de explorar una idea interesante, sin ningún ánimo de polemizar con nadie y porque ya me da flojera llevar un diario escrito a mano sabiendo mecanografía.

Y también porque me da un buen montón de curiosidad averigüar si algún desconocido las encontrará suficientemente interesantes como para invertir su valioso tiempo leyéndolas.